En Panamá sólo 700 empresas entre más de 100 mil tienen control del sistema tributario

Según estadísticas del Ministerio de economía manejadas por XXX, la mayoría de las empresas panameñas no usan un sistema administrativo. La falta de información sobre el nuevo instrumento legal que regula la actividad económica ha generado cierto rechazo en el empresariado de este país.

Los empresarios panameños no están acostumbrados a llevar un control formal de su actividad económica, y la famosa Ley 8 ha despertado reacciones de rechazo en muchos comerciantes que afirman que la normativa está siendo aplicada sin el tiempo necesario.
Para el abogado Reinaldo Ichurra, la resistencia al cambio se debe a un asunto de percepción. Según explica Ichurra, los pequeños y medianos empresarios “creen que se les van a sacar la plata del bolsillo”.

El abogado maneja estadísticas del Ministerio de Economía que revelan que sólo 700 empresas entre más 100 mil que operan en Panamá, poseen un sistema fiscal, y afirmó que los empresarios no están viendo en la implementación de un software algo que puede ayudar a modernizar la compañía y llevar mejores controles.

“No han visto la importancia de manejar la información al día y los beneficios que pueden tener sobre todo para tomar decisiones económicas o financieras que pueden ayudar en algún percance”, aseveró Ichurra.

La resistencia a plegarse a la normativa que estipula el uso obligatorio de impresoras fiscales, según estima Ichurra, irá cambiando a medida que los usuarios tengan contacto con la nueva plataforma, pues asegura, que actualmente la cantidad de información que se ha generado sobre este particular, no ha sido suficiente para dar a conocer a los contribuyentes en el alcance y beneficio de la medida.
“El problema que hemos tenido es que no ha existido una explicación de las mejoras que pueden llegar a tener la automatización de las empresas. Ha existido premura en la implementación de las normativas fiscales y ya no hay tiempo para explicarlas. Pienso que a medida que se vayan adaptando va a ver menos renuencia a la implementación de equipos fiscales”, comentó.

Informó Ichurra que el reto de adaptación al nuevo procedimiento lo tendrán los microempresarios, los que manejan la información de forma manual o utilizan los tradicionales en los métodos de administración en sus empresas, pues según explica, los dueños de grandes compañías sólo deberán adaptar sus sistemas, es decir; implementar una impresora que incluya software.

El asesor reconoció las fallas que han tenido en cuanto a la difusión de los nuevos mecanismos de fiscalización por parte del gobierno, y esperan que con las prórrogas que han implementado las autoridades panameñas hasta principios del próximo año los empresarios puedan cambiar de idea respecto a las normativas.

El Consultor aseguró que una de las herramientas más amigables para esa adaptación es a2 Softway, pues al tener múltiples ventajas, funcionalidades y ser totalmente en español, se adapta perfectamente a las necesidades de los empresarios panameños.

“A nosotros nos gusta mucho y hemos hecho buenas relaciones con la gente de a2. Es una herramienta en español que es muy importante para el proceso de adaptación al mercado, y su bajo precio también es un factor que tiene mucha importancia. Tienen muchas ventajas; que un software sea barato y que sea en español ayuda en esa forma” opinó el abogado.


Elaborado el 15 de noviembre de 2011

 

PUBLICIDAD

Yasnelis González:"Ofrecemos formación de calidad gracias a las tecnologías"

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD